lunes, 31 de mayo de 2010

El Visitante Nocturno

Aquella noche entre el ruido ensordecedor de los truenos y el incesante tintineo de la lluvia al caer hacían a la dama teclear temblorosa. Había pasado una mala tarde, fiebre, ansiedad, sólo esos minutos delante del ordenador curaban en gran medida todo mal. Las ventanas vibraban y el vidrio empujado por el viento se movía haciendo un sonido difícilmente de explicar. En esos momentos se fue la luz, una ráfaga de aire empujó los ventanales, el pestillo que las sujetaba se aflojó y una bocanada de aire y lluvia empezó a empapar el interior de la instancia. La dama se acercó al ventanal para intentar cerrarlo, pero la fuerza era superior a las suyas, y sus brazos cedían del empuje. Tras un trueno que iluminó toda la instancia en el exterior creyó ver una sombra. Se fue acercando al exterior del balcón y se asomó por la barandilla metálica ojeando hacia abajo para ver qué cosa habían visto sus ojos. Al asomarse no vio nada, únicamente farolas iluminando la calle y el perfil de las gotas al caer, iluminadas por las mismas. La lluvia empezó a empapar el camisón que llevaba puesto dibujando la silueta de sus pechos en los mismos y dejando notar cada vez más las aureolas de sus pezones hasta que empapados se hicieron visibles. Su cabello se fue mojando y las gotas sobrantes bajaban por su espalda goteando el suelo del balcón. Notaba una presencia cerca, algo misterioso, que la paralizaba de miedo, no podía moverse. Arriba cerca de su frente empezó a notar una respiración caliente, no podía ver de quién se trataba pero su corazón daba vuelcos en cada bocanada de aire. Pronto ante la aterrorizada mirada de la dama unos ojos rojizos empezaron a bajar boca a bajo, y el rostro de un atractivo hombre apareció en la noche. Sus labios se situaron sobre los de la dama y empezó a rozarlos dibujando con ellos la comisura de sus labios. Su lengua viperina los probó como si de un preciado bombón se tratara, se introdujo en los mismo buscando la otra lengua, y con sus afilados dientes fue sacándola hacia el exterior. La volvió a introducir y en ese preciso momento sus labios se juntaron con los de la dama y no se separaron en varios minutos lujuriosos. Los ojos de la dama impresionados no dejaban de mirar los del apuesto visitante, deseosos de poseerla en esa fría noche. En unos minutos interminables notó la dama como el caballero dejó de besarla y fue avanzando hacia la parte de sus pechos, empapados de agua de lluvia, pesados por la carga del mojado camisón. Los acarició sobre la tela haciendo cerrar los ojos a la dama de placer, sus labios se mordieron y un primer gemido se oyó tras el incesante ruido de los truenos. Agarró el caballero ambos senos y apretó su cuerpo contra ellos dejando el sello de los pezones en su vestimenta. Con su lengua fue explorándolos sobre la tela, era tan amplia y rugosa que su textura se dejaba notar, aun con el camisón por encima. Las manos de la dama fueron acariciando las piernas del caballero en cada caricia que le daba sobre sus pechos, los laterales del mismo, gotas de lluvia se metían en la boca de la dama en cada gemido que emitía. Los senos fueron rozados por el cuerpo del caballero que bajaba hacia la entrepierna, situando ambos pies sobre el dintel que se alzaba sobre los ventanales
La dama perdió de vista la cabeza del caballero, él mismo había escondido su rostro entre los ropajes de su camisón en la zona de su entrepierna. Podía observa el tanga que llevaba puesto, lo deseó, acarició, jugaba con la goma que lo sujetaba, acariciaba su sexo por encima del mismo, ya húmedo. Las piernas de la dama facilitaban dicha labor, apartándose como si quisiera que sus manos acariciaran todo su ser. Así ocurrió las manos del caballero guiadas por el instinto acariciaron su sexo, por encima del tanga, apretando ligeramente para que sintiera los dedos. La dama se estremecía de placer sobre aquel balcón y notaba como debajo de su camisón despojaban lo único que protegía su sexo. La mano del caballero bajó por el ombligo hasta el tanga que sin quitarlo pasó y acarició su sexo húmedo, cada vez más rápido sin quitar el tanga. La humedad hacía que sus sexo se transparentara, deseándolo cada vez tenerlo en su boca. Cogió con ambas manos y fue bajando el tanga hasta que quedó por sus tobillos. No sabía que pasaría hasta que sus labios besaron su sexo, haciendo cambiar de temperatura a la dama. La lengua hizo el resto, más húmeda que los labios, fue repasando todo su sexo, desde el clítoris hasta la parte donde terminaba la fuente de ese placer. En cada repaso que daba su lengua, la entrepierna del caballero delataba su sexo delante de los ojos de la dama. Deseosa de cruzar el límite y comprobar que maravilloso placer se escondía tras esos ajustados pantalones. Esos deseos se volvían más atrevidos...hasta que impaciente bajó la cremallera y un duro falo salió a la superficie y fue mojándose con el agua de la lluvia. Lo cogió con delicadeza y fue probando la punta rodeando con su lengua el tope o frenillo que lo estiraba. Se lo introdujo en sus labios apretándolo hasta que desapareció en su interior. El agua recorría toda su longitud como si de un acueducto se tratara, calentándola hasta llegar a la boca de la dama. Restos de agua brotaban por su barbilla, los afortunados...en su interior se metían...otros por los testículos resbalaban hacia el pavimento formando un pequeño charco en el lugar de la caída. Con todo ese erotismo su lengua se metió cada vez más en su ser, ancha, rojiza se deslizaba como serpiente por su entrepierna, restos de humedad recorrían cada centímetro de la lengua, quien sabe si de la lluvia o del calor de la dama...que como un geiser debía expulsar todo ese calor que le estaba causando. Los movimientos del visitante se hicieron más efusivos, movimientos de pelvis ayudaban a que su miembro más íntimo se introdujera con algo más de violencia entre los labios de la dama. Mientras sus otros labios se expresaban de forma escandalosa entre los del caballero que debía respirar en ocasiones al tener su nariz apretando contra su vientre del placer. En ocasiones los truenos y relámpagos seguían haciendo su canción, visto desde la calle, iluminaba con cada destello la secuencia de placer, como si de un fotograma se tratara. La escena...con una banda sonora sublime de la dama y una batuta que la guiaba en todo momento.
Las manos del visitante agarraron ambas piernas y separaron la una de la otra, en su interior el agua contenida en el camisón saturado recorrían las paredes de la entrepierna como si de una cascada se tratara. El frío de la noche hizo el resto...poniendo su sexo más sensible si cabe, que por cada movimiento que hacía su abdomen se contraía de placer, sus piernas temblorosas cedían y tenía que sujetarlas el visitante. Conforme la escena avanzaba el falo erecto del joven desaparecía en la boca de la dama, más ardiente se lo introducía con mucha pasión...demasiada...pues los testículos del visitante, empapados de la lluvia salpicaban restos del agua sobre el rostro de la dama, golpeando la barbilla de la dama con cierta violencia. Abajo, donde la boca del joven se perdía, los movimientos de cuello eran más acusados, los labios eran besados, quería comprobarlos como si fueran los que ella utilizaba para gemir. Así, el hombre quiso besarlos...como los de arriba...rozando ambas comisuras con los laterales desplegados...abriéndose como una flor. La lengua no tardó en comprobar su interior, rozando, friccionando su botón entre enormes alaridos que tambaleaban el duro falo del visitante en la boca de la dama. Besarlo con lengua, la dama nunca había experimentado esa clase de beso, tuvo que soltar el sexo del visitante violentamente mientras sus manos agarraban su pelo mirando hacia los truenos que la iluminaban. Su rostro jamás había tenido ese semblante, tan apasionado, sus ojos tan deseosos, sus pupilas desapareciendo en ocasiones, dejando un semblante ido por el placer. Las manos bajaron a la cabeza del visitante, agarraron su cabeza y empujaron hacia su sexo sin soltar la cabeza. El beso desapareció, así como el rostro del joven, que presionado contra la dama respiraba sobre su sexo, dando ese aliento caliente que en la fría noche necesitaba. La dama suspiraba, llamaba al placer, su sexo había dado el suficiente calor como para entrar en erupción, estaba latente, quería unas últimas caricias, unos últimos toques de humedad que la dejaran entrar en erupción. El caballero notó esa explosión pues sus paredes se dilataron y después de una humedad abundante en ambas paredes unas uñas se clavaron en su espalda haciendo gritar de dolor al visitante. Después del alarido la dama se expresó mucho más ardiente, haciendo que pequeños animales que se cobijan de la intemperie, protestaran por tal alarido, eclipsado al final por un trueno que censuró el mismo.
Allí apoyada sobre la barandilla, unas últimas gotas, dejaron que la tempestad dejara paso a la calma. Las nubes como si de algo mágico se tratara fueron difuminándose, la luna antes oculta iluminaba la escena. La dama abrió los ojos, cerrados durante minutos de las sensaciones que sintió, pero no vio a su visitante. Quizás no estaba preparado para la calma o se sentía intimidado por las miradas de la luna y de los millones de ojos que el cielo dibujaba. Pero en el interior de la dama aun quedaba la tempestad que ese visitante le había hecho sentir, el calor se propagó por todo su cuerpo y con una sonrisa, delató que la había hecho sentir mujer de nuevo.

4 comentarios:

  1. Original 69 en el aire y ese toque vampìrico me fascina, afortunada la dama del balcón, de sentir ese embrujo tan sensual, tan especial...no solo me gusto, me encanto y creí ser esa dama por unos momentos...desee que ese visitante entrar por mi ventana, gracias

    Eloradana

    ResponderEliminar
  2. Tengo mucho gusto en comunicarle que el fallo del jurado del II Encuentro de Poesía y Relato Erótico ya está colgado en el Club Encuentros. Gracias por su participación.

    Club ENCUENTROS

    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  3. En este relato vampírico..cualquier posición vale para despertar la imaginación..la mía la despertó...y mucho..gracias por tu comentario..

    un beso!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por informarme de tal fallo ya me pasé y vi el resultado del concurso.

    un saludo!!!

    ResponderEliminar